lunes, 13 de diciembre de 2010

Poesías

Autor Dr. Carlos Di Leo

Médico Veterinario

  • A mi amigo
Sobre tu cuerpo salvaje
siento arrullos del silencio
presiento mágicas horas
descubro nuevos momentos
Sobre tus músculos vivo
horas que no tienen precio
pues sobre ellos disfruto
igual que el cielo al lucero
Me renacen impresiones
que estaban muy en silencio
mis sentidos que reviven
y así renacen sin miedo
Mi cuerpo todo acelera
y se encarama por dentro
visualizo mil olores
que todos piensan inciertos
Es que me siento distinto
pues veo y disfruto lento
solo quería que sepas
y agradecerte tu tiempo

  • A mi amiga Graciela

Así como el niño siente
el caminar sin silbidos
de aquel animal sediento
de transmitirle cariño
Así como el noble equino
se entrevera en el pedido
de soñar que sus galopes
tienen un nuevo destino
Las dos almas que se asocian
quizás por juego divino
son dos almas que se nutren
mutuamente sin caprichos
Uno no puede entender
que mas allá del sentido
puedan beberse senderos
que se funden sin pedirlo
Pero en un juego de naipes
grandes duendes y sus primos
emparejan las barajas
y dan sentir al destino
Es por eso que si asomas
tus ojos entre los pinos
veras danzar a los gnomos
junto a esos niños-equinos
  • Compartiendo
Mi aliento que se desdobla
sobre tu risa y tu pelo
dándole paso a momentos
en que sentimos por dentro
Tus labios que se traducen
en melodías de viento
que me permiten vivirte
y me iluminan de nuevo
Sobre mi cuerpo desnudo
vuelvo a sentirte sin miedo
tus movimientos me nutren
me estimulan ir mas lejos
Cada paso hacia delante
es un camino de cielo
donde tu cuerpo refleja
que somos socios del tiempo
Y seguro nuestras almas
se fundirán en silencio
serán capaces los hombres
de vivir nuestros momentos ?
no te preocupes amigo
disfrutemos todo esto
sigamos con nuestro rumbo
de ríos , valles y esteros
  • Confiando en mi
Las figuras que se muestran
como alocadas siluetas
que solo implican presencias
de instancias que no manejas
Las figuras que se inquietan
porque no encuentras la puerta
de pasajes y senderos
en los que el cuerpo no entra
Las ves a veces pensantes
y las observas muy cerca
pero no aciertas la forma
de poder entrar en ellas
Algún pájaro viajero
quizás encuentre la senda
o tal vez un noble gnomo
te enseñe cual es la meta
Por ahora uno observa
aunque vos no te des cuenta
solo piensa que mis tiempos
son tiempos de cuerda lenta
Por eso dame tu mano
que el calor que ella encierra
agrandara mis sentidos
y al fin veras mi respuesta
  • Lo siento así
Te voy a contar sentires
que en mi despiertas a diario
te voy a decir mil cosas
y vos sabrás descifrarlo
Cuando tu cuerpo se acerca
templas mi alma en un marco
que se asemeja al naciente
templando nidos muy vastos
Mi sensaciones se nutren
de olores , ruidos y pasos
de movimientos muy finos
que estimulan nervios varios
Vos sabes de que te hablo
mi querido amigo sabio
tu relincho en mis oídos
sintetizan el milagro
Mi homenaje es silencioso
como la hierba es al campo
un duende ronda tu cuerpo
igual que el hornero a un charco
Y si a veces no te hablo
o bien no te digo algo
es que prefiero que mi alma

junto a ti vuelen muy alto

  • Simplemente así
El largo aliento del viento
las llevara por caminos
de atardeceres y auroras
de campos llenos de trigo
Y seguro que el naciente
las templara sin pedirlo
de luces , soles y abrigo
El majestuoso universo
cabalgaran como niños
con ilusiones templadas
en ese vasto cariño
Ese que fueron cediendo
en ocasiones y sitios
donde esas almas sedientas
acariciaban consigo
Quizás me quede muy corto
en estos versos que escribo
solo quería que sepan
que logran algo divino
Y dios estará a su lado
nunca se mostrara esquivo
ya que ha forjado en ustedes
dos valles llenos de ríos
  • Sintiendo así
Mis cascos que andan cansinos
sobre la hierba del prado
o sobre arenas sedientas
esperando algún milagro
Mis ojos que están alertas
al movimiento cercano
de algún músculo en tu cuerpo
o al resoplo de tus labios
Todo mi cuerpo esta atento
aunque parezca lejano
todo mi ser tan sediento
reparando en cada caso
Y aunque te parezca extraño
y no puedas descifrarlo
te siento en cada latido
te quiero siempre cercano
Y así se pasan las horas
los inviernos y veranos
pero deseo en mi adentro
que el cielo pueda elevarnos
Para poder de esa forma
sentir sentidos y alzarnos
sobre praderas y montes
y muy juntos disfrutarlos

1 comentario:

  1. CON AMOR AGRADECIDO, A NUESTRO AMIGO DR. CARLOS DI LEO, QUE GALOPA MAS ALLA DEL ARCO IRIS!

    ResponderEliminar