lunes, 13 de diciembre de 2010

ENTRENAMIENTO

La mansedumbre y docilidad del caballo es un tema muy subjetivo, puesto que hay Diferentes puntos de vistas al respecto, y en consecuencia esto conlleva a los distintos métodos que se emplea en cada caso. Y esto desde luego tiene una explicación, de la misma manera que cada caballo tiene una característica morfológica propia, del mismo modo tiene una psicología, temperamento y carácter que lo diferencia, y es por ello que no hay ningún lineamiento teórico al respecto, de todos modos y en esto seguramente quienes andamos en el mundo del caballo sabemos y somos conscientes que para la práctica y/o educación del del equino se debe tener conocimiento, especialmente en cuanto a los patrones de comportamiento sus actitudes y todo lo que tenga que ver con esta enorme figura, tan noble dentro del género, con seguridad, es el cuadrúpedo que más ha satisfecho las aspiraciones y necesidades del hombre, puesto que se ha utilizado en innumerables actividades y deportes.


De que manera se debe trabajar la mansedumbre y docilidad del caballo?
Fundamentalmente con tiempo y paciencia. El caballo es un animal que hay que esperarlo, trabajándolo y ser consecuente (como dijo el Martín Fierro ....es animal Consentido, lo cautiva la paciencia) y realmente es así, se debe poner mucha paciencia, sapiencia y sobre todo picardía para saber cautivarlo en toda su plenitud.
Debemos atraer totalmente su atención, es fundamental trabajar a este animal en lugares donde no se distraiga, es decir solamente jinete y caballo, fundamentándolo en métodos tan viejos como simples, racionales y lógicos, pues esto nos evitará de excusar al caballo en determinados comportamientos por la falta de capacidad del jinete para poder educarlo. En principio lo que debemos conocer de este animal es su lenguaje corporal, el caballo se expresa a través de sus movimientos y uno de los elementos de su cuerpo que más expresa son sus orejas, con el particular movimiento de las mismas, en este sentido quizás sea el que más denota sus estados de ánimo; el movimiento de las orejas anticipa cambios en su carácter, situación que nos advierte lo que le está ocurriendo.

Todos los movimientos o acciones que realicemos, ya sea desde arriba o de abajo con el animal es lo que dan al jinete -caballo la confianza recíproca y seguridad de que lo que se está haciendo es una actitud simple, lógica y racional a lo que el caballo responderá con la nobleza que lo caracteriza.
Todas las actitudes que tengamos para con él van a quedar registradas y las tendrá siempre presentes.

Se debe trabajar en forma diferente el caballo para la actividad con personas con capacidades especiales?

Convengamos que la educación del caballo es una sola, y es la que al cabo de un tiempo (esto lo determina solamente el animal por sus características) nos da como resultado la entrega y obediencia, es decir obtener de él, la sumisión total a nuestras exigencias.
Pero debemos ser conscientes también que en este caso particular la actividad que se le impone al caballo es diferente a las deportivas, en todos sus aspectos, pues el trabajo en terapia asistida con caballos no debe, limitarse a la percepción de sus movimientos al caminar y el estímulo que esto provoca en el jinete, sino justamente a sacar el máximo de posibilidades a través de la fuente inagotable que significa este animal y su medio ambiente, utilizándolo como medio motivador de la actividad y que el paciente no se sienta limitado a dar vueltas dentro de un picadero montado en un caballo.

En estas instancias ya se perfila el caballo para esta terapia como único, por lo que es lo mismo decir, que el caballo que elegido para ella, solamente debe estar dedicado a la misma y entrenado especialmente para tal fin.

Entonces, como debo trabajarlo para esta actividad?

Nosotros utilizamos un mecanismo que es el de la incentivación y la premiación, (Reflejo condicionado de Pavlov), satisfaciendo sus gustos como puede ser una zanahoria, un caramelo, un terrón de azúcar, con el objetivo de tratar de llegar a su sensibilidad, creo que este es el punto que marca al animal, y entregándose para este tipo de actividad: la DESENSIBILIZACION, teniendo siempre presente que es un animal, contamos con la certeza que tenemos un caballo que con alegría se entrega totalmente para el trabajo, conociendo fundamentalmente las características de las personas que lo montan y que trabajan en función de él, cuando digo que trabajan no se refiere únicamente a que lo hagan montando sobre el animal, sino por los innumerables ejercicios que podemos realizar, ya sea montado en cualquier parte del del cuerpo caballo (no necesariamente tiene que hacerlo detrás de la cruz) como también desde el piso, trabajar con distintos elementos (aros, pelotas, sogas) montados de a dos, en fin, innumerables aspectos hacen, a la rehabilitación de acuerdo a la patología y necesidades personales de cada paciente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario