lunes, 6 de diciembre de 2010

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

Esta actividad se encuentra englobada en lo que internacionalmente se conoce como Equinoterapia y pertenece a las llamadas Zooterapias, o sea las terapias asistidas por animales: caballos, gatos, delfines.
Existen registros históricos de la utilización del caballo con finalidades terapéuticas, desde tiempos antes de Cristo hasta la fecha:

HIPÓCRATES DE LOO (458-377 a. C.)
en el Libro de las dietas aconsejaba la equitación para la salud y preservar el cuerpo humano de muchas dolencias, más sobre todo para el tratamiento del insomnio. Afirmaba que la equitación practicada al aire libre hace que los músculos mejoren y estén tónicos" ASCLEPÍADES DE PRUSIA (124-40 CA.) También recomendaba " el movimiento del caballo a pacientes caquéticos, gotosos, hidrópicos, epilépticos, paralíticos, apopléticos, letárgicos, frenéticos y también para los que sufren fiebre terciana" GALENO (130- 199 d. C.) consolidador y divulgador de los conocimientos de la medicina
occidental, médico particular del emperador Marco Aurelio, que era un poco Lento para las decisiones, le recomendó la equitación como forma de hacer de que el se decidiese Con más rapidez.

EDAD MEDIA: También la ciencia árabe, está ligada a la cultura ecuestre, encontrados en este período signos de beneficio ligado a esta actividad.
Fueron hallados partes de un primer texto de pedagogía como uso general de la disciplina ecuestre dirigido por maestros hitítas.

MERKURIALIS (1569): en su obra De Arte Gimnástica menciona la observación hecha por Galeno, que la equitación no tiene una posición secundaria entre los ejercicios de gimnasia, porque ejercita no solo el cuerpo, sino también los sentidos. El autor hace mención de los diferentes tipos de pasos del caballo; dice que la equitación aumenta "el calor natural" y remedia la "escasez de excreciones". Al inicio del siglo XIV, César Borgia afirmó que "aquél que desea conservar una buena forma física, deberá cabalgar" THOMAS SYDENHAM (1624-1689): aconsejaba en su libro "la gota": Tratado sobre la gota, practicar asiduamente el deporte ecuestre. Tal vez esto se debía al hecho que fuera capitán de caballería durante la guerra civil. En Observaciones médicas ha afirmado que" a la mejor cosa que he conocido para fortificar y reanimar la sangre y la mente es montar diariamente y hacer largos paseos al aire libre", consecuentemente, aconsejando esta actividad como un tratamiento ideal para la tuberculosis, cólicos biliares y flatulencias, llegando a colocar a disposición de los pacientes pobres, sus propios caballos.


Esta tesis fue aceptada favorablemente por :


George E. Stahl (1660-1734) y por el médico personal de la emperatriz María Teresa de Austria, que pertenecía a primera escuela de medicina de Viena.
De acuerdo con este último, de hecho, las fibras musculares tornábanse menos excitables, practicándose este deporte, razón por la cuál disminuían los episodios de hipocondría e histeria.


En 1719, Frieddrich Hoffman escribe su obra Instrucciones profundas de cómo una persona puede mantener la salúd y librarse de graves dolencias. A través de la práctica racional de ejercicios físicos. En esta obra, Hoffman dedica un capitulo a la equitación y a sus inmensos beneficios, definiendo al paso como el aire más saludable para realizar.
Francisco Fuller (1654-1734), en el tratado De Medicina Gimnástica, Publicado en 1704, describe 46 páginas a la equitación como siendo un método eficaz contra la hipocondría ya que el mismo había experimentado este método.

CHARLES CASTEL (1734), o abad de St. Pierre, para aliviar la carga económica representada por el costo de un caballo y las necesidades de pistas cubiertas, a ser usadas cuando las condiciones meteorológicas no permitiesen la práctica deportiva al aire libre, inventó en 1734 una "butaca vibratoria" que denominó tremoussoir, nombrada por Voltair,que menciona haberla usado con enorme beneficio para la cura de una espaticidad obstinada que lo afligía.

SAMUEL T. QUELMALZ (1697-1758): médico de Leipzig, de Alemania, también inventó, en 1747, una máquina ecuestre, demostrando como el problema de movimiento y de ejercicios físicos era encarado por los médicos de la época. Esta máquina era una especie de grúa que imitaba la mejor forma posible los efectos inducidos por el movimiento ecuestre. En su obra "La salud a través de la equitación”, encuentra por primera vez una referencia del movimiento tridimensional del dorso del caballo.

JOHN PRINGLE (1752) en sus Observaciones acerca de las dolencias de los militares, afirmó que el ejercicio ecuestre es un elemento valioso para preservar la salud de los ejércitos. "Como se puede observar las dolencias epidémicas, a la cual la infantería está más expuesta que la caballería".


GIUSEPPE BENVENUTI (Italia), médico de las termas de los Baños de Lucca, en 1772 se interesó por el asunto y dedicó a Sigismundo Chigi, príncipe de Farneta, con los votos de "restablecimiento de la salud con esta práctica", las de las “ Reflexiones acerca de los efectos del movimiento del caballo”, donde dice que la equitación, además de mantener un cuerpo sano y de promover diferentes funciones orgánicas, causa una activa función terapéutica.

JOSEPH C. TISSOT, en 1782, trató exhaustivamente los efectos de los movimientos ecuestres, en su libro “Gimnástica médica , cirugía o experiencia de los beneficios obtenidos por el movimiento”. Además de los efectos positivos, Tissot también describió, por primera vez, las contraindicaciones de la práctica excesiva de este deporte. De acuerdo con el autor, existen tres formas de movimiento: activo, pasivo y activo-pasivo, que es típico de la equitación. Él ilustra los diferentes efectos de las varias formas de andar, entre ellas, el paso, considerado como el más eficaz del punto de vista terapéutico.

GOETHE (1740-1832), poeta alemán, cabalgaba diariamente hasta sus 55 años de vida y reconoció el valor saludable de las oscilaciones del cuerpo acompañando los movimientos del animal, la distensión benéfica de la columna vertebral, determinada por la posición del jinete sobre la silla y el estímulo delicado, sin embargo constante, hecho a la circulación sanguínea. En su estudio para Weimar, un poeta utilizaba una butaca en su escritorio, semejante a una silla de caballo. La siguiente cita pertenece a Goethe: " El motivo por el cual el adiestramiento tiene una acción tan benéfica sobre las personas dotadas de razón y que aquí es el único lugar en el mundo donde es posible entender con el espíritu y observar con los ojos la limitación oportuna de acción ser la exclusión de cualquier arbitrio ser del caso.

Aquí hombre y animal se funden en un solo ser, de tal forma que no se sabría decir cuál de los dos efectivamente está adiestrando al otro.

GUSTAVE ZANDER (sueco), fisiatra en mecanoterapia, fue el primero en afirmar que las vibraciones transmitidas a cerebro con 180 oscilaciones por minuto estimulan el sistema nervioso simpático. Esto él comprobó más, sin asociarlo al caballo.
Casi cien años después, el médico profesor Dr. Rieder (sueco), jefe de la unidad neurológica de la Universidad Martín Luther, de Alemania, midió estas vibraciones sobre el dorso del caballo al paso con la increíble coincidencia que corresponden exactamente a los valores que Zander había recomendado.

HOSPITAL ORTOPEDICO DE OSWENTRY (Inglaterra)
En 1901 fue fundado el primer Hospital Ortopédico del mundo en función de la guerra de Boers en África del Sur, el número de heridos era muy grande. Una dama inglesa, voluntaria de aquel hospital, resolvió llevar a sus caballos para el hospital a fin de quebrar la monotonía del tratamiento de los mutilados. Este es el primer registro de una actividad ecuestre ligada a un hospital.

HOSPITAL UNIVERSITARIO DE OXFORD (1917), fundó el primer grupo de equinoterapia, para atender al gran numero de heridos de la 1° Guerra Mundial, también con la idea fundamental de quebrar la monotonía del tratamiento.

LIZ HARTEL (Dinamarca) a los 16 años fue atacada por una forma grave de poliomielitis y por mucho tiempo sin tener posibilidades de trasladarse a no ser por una silla de ruedas o después por muletas. Solo que ella practicaba equitación antes y contrariando a todos, continúo con la practica. Ocho años después, en las Olimpíadas de 1952, fue premiada con la medalla de plata en adiestramiento, compitiendo con lo mejores jinetes del mundo y el público se percibió de su estado cuando tuvo que apearse del caballo para subir al podio y tuvo que valerse de dos bastones canadienses.
Esta hazaña fue repetida cuatro años después, para las Olimpíadas de Melbourne, en 1956. A partir de este hecho, este ejemplo de autoterapia despertó la clase médica empírica, que pasó a interesarse por el programa de actividades ecuestres como método terapéutico, tanto que en 1954, en Noruega, aparecía el primer equipo interdisciplinario formado por una fisioterapeuta y su novio, que era psicólogo e instructor de equitación.

En 1956 fue creada la primera Asociación en Inglaterra.
En FRANCIA- la reeducación ecuestre nació en 1965.
En FRANCIA- en 1974 - Fue realizado el primer Congreso Internacional.
En ITALIA-1985- Milán- En ese congreso fue creada la Federación Internacional de Equinoterapia: Federation Riding Disabled Internacional (FRDI), cuya sede es Bélgica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario